Logo de Antonio Domingo     Saludos desde La Mancha toledana. 

    Un nuevo artículo sobre partituras se asoma a la red. En esta ocasión es una obra muy especial para mí. Se trata de “Desenterrando a las olvidadas”, cure una obra para marimba que escribí en agosto de 2010 y que tiene muchas connotaciones muy especiales. 

     La obra surge como fondo sonoro para una iniciativa social y artística, que bajo la denominación “Desenterrando a las olvidadas”, fue promovida por tres artistas villacañeros: Güina, Ricardo Díaz y Sonia Lojo.

     El acto de presentación del evento tuvo lugar en Villacañas (Toledo), el domingo 29 de agosto de 2010, en la plaza de España, donde se recreó una performance y se “repartieron” hasta “100 mujeres olvidadas” a las asociaciones y las personas que quisieron participar. Cada persona tuvo que investigar sobre la mujer que le correspondió, de ahí que figuradamente, pudieron ser “desenterradas” a través del conocimiento y la búsqueda de información. Posteriormente y a lo largo de toda una semana, se fue vistiendo a una silueta -que permaneció en la plaza de España- con los nombres de las mujeres ya “desenterradas”.

     La obra está escrita para una marimba de cinco octavas, con la participación del propio marimbista como narrador del poema que acompaña a la partitura. Está estructurada en tres secciones claramente diferenciadas y toda la obra busca la unión entre texto y música, intentado crear un único elemento artístico sonoro, en el que llegue a no diferenciarse lo uno de lo otro.

     Toda la obra es un alegato en recuerdo de todas aquellas mujeres a las cuales no se les ha reconocido su legado a la humanidad. Espero que disfrutéis tanto de ella como yo he podido disfrutar a través de su composición y posterior estreno.