Logo de Antonio Domingo     Ronda el 14 de agosto de 2012 y una nueva carta me ha llegado a través del correo electrónico. Son palabras que expresan una nueva realidad educativa que es posible y que alguno de los alumnos con los que he trabajado están poniendo en practica ya, a día de hoy. Podría parecer utópico, podría parecer irreal, pero existe. Ya hay gentes trabajando de esa forma. Ya hay alumnos siendo un poco más felices en su camino hacia su futuro.

     Gracias Kike por tus palabras, por tus frases, por compartir conmigo esas ganas de vivir siendo feliz, gracias a ti el camino de la educación se hace mucho más rico e interesante.  

Un muy fuerte abrazo.

antonio domingo

    Lo primero, perdón por la demora, pero necesitaba tiempo para digerir lo sucedido en PercuFest y, siendo realistas, tu carta a Perkuken ha alargado ese tiempo bastante.

     Como supongo que ya habrás recibido mil correos basados en la palabra “Gracias” (entre los cuales habrá muchos míos), prefiero obviar un poco los tan merecidos agradecimientos para poder darte la enhorabuena. Este PercuFest se preveía difícil para mí, puesto que no había día que no escuchase cada dos por tres “este será mi último PercuFest”, cada vez que me sentaba en el teatro pensaba “este será nuestro último PercuFest”, cada vez que me tumbaba en la cama y hablaba con Enric antes de dormir me decía “este será mi último PercuFest” y así sucesivamente… Cuando todo parecía perdido, mi correo suena y aparece “CARTA A PERKUKEN Y A PERCUFEST”. Enhorabuena, has conseguido encender una chispa que ya parecía apagada, has conseguido motivar a Enric con nuevas oportunidades, has conseguido motivar al grupo haciéndoles ver que esto no ha hecho nada más que empezar, que lo que ocurrió aquel viernes noche en nuestro concierto solo es el comienzo de un muy prometedor camino y, por supuesto, has conseguido motivarme motivando a Enric y al grupo.

     No sería una buena Carta de Enhorabuena si no te felicitase por conseguir lo que se consiguió en el concierto de Perkuken. Lo de Haikústicos fue increíble, probablemente por tu planteamiento de trabajo, pero es obvio que hubo algo más, algo más que tú no sabías si atribuir a que tu innovadora forma de trabajo funciona sorprendentemente bien o a que somos muy buen grupo. Ya te respondo yo, somos muy buen grupo, pero lo somos por tu forma de trabajar con nosotros, por lo que has creado e inculcado durante tu estancia en PercuFest (y por suerte, durante tu estancia en Almagro). Enhorabuena por establecer el campamento base para tu revolución educativa en PercuFest, desde ahí, llegará muy lejos.

     Enhorabuena también por engañarme y traerme a PercuFest, por permitirme conocer a Enric, por cambiar mi forma de tocar y, por consiguiente, mi forma de ser en tan solo una “clase de caja”, por enseñarme a defender un papel de marimba solista sin haberme dado ni una sola clase de marimba. “Eres un Kike diferente”, es cierto, y puedes estar orgulloso porque en mi mayoría, te lo debo a ti.Y por último enhorabuena por lo que te queda por conseguir con nosotros y con muchos otros. Ojalá PercuFest, Perkuken, Enric Pizá, Víctor Campos, Kike Labián, Laura Melero y cualquiera que haya pasado por tus manos de educador sean solo el principio. Pocas veces hablo encima de un escenario, así que cuando lo hago por lo menos intento decir cosas que de verdad creo y pienso, por ello dije en PercuFest: “haremos cosas increíbles, juntos”, enhorabuena por ser el motor de esta tan perfectamente elaborada maquinaria.

     Por otro lado, no me voy a quedar con las ganas de que publiques estas palabras en tu/nuestro diccionario de la educación.
     Para empezar, una de las palabras que más me gustan de este idioma y que ya dije en su momento en Villacañas: ayuda. Los amigos son aquellos que te ayudan a crecer, a ser mejor persona, sin esperar nada a cambio. Además lo mejor de este tipo de ayuda es cuando no hace falta pedirla, porque te la ofrecen casi sin que te percates de ello. PercuFest está lleno de este tipo de personas, por ello, cada segundo que vivimos aquí, es una oportunidad para cambiar, para que te ayuden.

     Mi segunda palabra es “optimización”, porque, aunque al final parezca lo contrario, el tiempo en PercuFest se “ralentiza”. Cada segundo se explota al máximo, no hay momento desaprovechado. Aprendemos en todos los ámbitos. Esta semana es una burbuja ante el exceso de información del mundo que nos rodea, un poco de tranquilidad en nuestras jóvenes cabezas que nos permite conocernos a nosotros mismos, nuestros miedos y cómo eliminarlos.
Por supuesto, no podía faltar la palabra “sonrisa”. Aquí aprendemos que sonreír es la exteriorización de la felicidad, y que la felicidad es factible cuando perdemos los miedos. En PercuFest la música y las emociones se dan la mano, no hay temores y de esta forma, tanto el discente como el docente y tanto el intérprete como el oyente sonríen, son felices.

     Para acabar, creo que la palabra que mejor nos define es “futuro”. Somos la pedagogía que sería digna de imperar en el futuro, somos los que debemos predicarla, somos fruto de ella. PercuFest es el ejemplo de un modelo educativo revolucionario, basado en la eliminación de los miedos. En PercuFest buscamos un futuro mejor
desde la propia educación del futuro.

     Tras esta pequeña aportación al diccionario, no me resisto a decirte gracias de nuevo por echarme una mano para subir a este barco, por timonearlo cuando se veía perdido y por motivarnos para que llegue a nuevos horizontes. Hay una frase que me escribiste por whatsapp en una ocasión casi sin querer: “PercuFest siempre será PercuFest”. PercuFest somos nosotros y, si esa frase no falla, nosotros siempre seremos nosotros, un grupo, una familia.

Gracias, enhorabuena y hasta pronto.

Kike