No hay peor barrera para el crecimiento humano

que la rigidez del nuestro pensamiento.

Nosotros mismos somos siempre

nuestros propios y más dañinos limitadores”.

 

antonio domingo