Logo de Antonio Domingo   Pongo en marcha esta semana una nueva sección de partituras en “LA TIENDA”.

     Hace años que tengo relación con instrumentos como el Txistu y últimamente he tenido contactos con el mundo de la Dolçaina. Con el txistu, drugs la figura de Aitor Amiliba me ha mostrado las posibilidades sonoras de ese instrumento. Si quieres más información sobre este tema puedes leer el artículo. “Silboberri, un modelo musical a seguir”. En cuanto al mundo de la Dolçaina, acompañada siempre del tabalet, he conocido a dos de los profesionales más influyentes en la nueva pedagogía de este instrumento: Vicent Borrás y Alejandro Blay. Gracias a ellos he iniciado esta nueva andadura intentando dar nuevos colores al repertorio que habitualmente tocan.

     Para mantener y desarrollar estos vínculos con mundos sonoros paralelos a la percusión, inauguro hoy, como decía al comienzo del artículo, una nueva sección en la tienda dedicada a las partituras que he creado para estos instrumentos: “Partituras para Txistu y Dolçaina”. Algunas no son puras al estilo, pero todas ellas destilan el color que estos instrumentos tienen al mostrar su música al mundo. Son obras sencillas que lo que pretenden, simplemente, es hacer felices a todos aquellos que tocan dichas piezas, objetivo que en muchas ocasiones se nos ha olvidado conseguir a aquellos que nos dedicamos a la enseñanza “profesional” de la música para músicos profesionales. Quizás estaría bien volver de vez en cuando los ojos a aquellas áreas que tratan la música como un bien social, para terminar de aprender que incluso, como profesión, la música debería seguir siendo “un bien”.

     Espero que encontréis aquí aquello que necesitáis; o en caso contrario, por favor, no dudéis en poneros en contacto conmigo y hacedme propuestas. Tengo muchas ganas de seguir aprendiendo colmando las necesidades del prójimo.