Líquenes manchegos o el arte de aprovechar la Navidad para hacer música

Logo de Antonio Domingo     Hoy ya es martes por la tarde. Hoy ha sido la última jornada de «trabajo navideño» en la Escuela de Música. Seis días, 27, 28, 29 y 30 de diciembre de 2010 y 3 y 4 de enero de 2011; seis mañanas dedicadas a ensayar, a estudiar, a jugar, a sonreír a disfrutar, a compartir, a ilusionarnos, a emocionarnos. Seis sesiones donde la verdad de la sociedad se modula y se regenera, mostrando que hay otras realidades posibles y otras formas de entender la comunicación, la enseñanza, la vida.

     Nos hemos convertido en líquenes; daba igual quién era el alga y quién el hongo; lo cierto era que todos teníamos lo necesario para crecer, para desarrollarnos y lo que no poseíamos nos lo prestaba el más próximo.

     Ha sido una perfecta muestra de «EL ARTE DE ENSEÑAR CON MÚSICA». Nunca pensé que la frase que escribiera Francis para la web, pudiera definir tan limpiamente lo que hemos realizado en esas jornadas de esfuerzo, trabajo y música compartida. 

    Para evitar que perdamos la magia de estos momentos os propongo, como he hecho en otras ocasiones, que dejemos por escrito parte de lo vivido en esta sección de LA MEMORIA EMOCIONAL. Soy consciente de que las palabras jamás mostrarán toda la realidad percibida, sentida, vivida, pero al menos nos permitirá, en un tiempo venidero, releerlo y recordarlo tal como fue.

      Gracias por vuestras horas de compañía, por vuestros ojos llenos de alegría y por vuestras ganas de ser mejores seres humanos. Ha sido un precioso regalo de reyes.

 Mil abrazos muy fuertes.

antonio domingo

     Araceli Sánchez (Enviado el 4-I-2011, la primera).

     Para Antonio: Te voy a decir todo lo que he sentido estos días:

     Cuando empecé pensaba que era la peor de todas, no me apetecía mucho ir porque veía que todos los que van sacan sobresalientes en ritmo y yo sin embargo, soy muy mala; pero he visto que no soy la única y no me sentido diferente como yo pensaba, me he reído, hemos jugado…
     Una de las cosas que más me ha gustado ha sido que yo con mucha gente no había hablado en mi vida, pero al poder estar juntos estos días nos hemos conocido mucho más, a la vez, me ha gustado ver cómo personas que tengo al lado mío tienen problemas muy graves, y gracias a eso, pienso que la actitud ha cambiado estos días de como entramos.

     Me lo he pasado muy bien, la danza del sol pensaba que era supercomplicada; me cuesta un poco aun, pero bueno, porque veo sé que voy a poder. Me he sentido muy bien porque hemos hecho de todo, hasta más que en las familias. Ha sido muy chulo todo y sí que me gustaría volver a repetir estas cosas.
     Creo que si alguna vez lo volvemos hacer deberíamos utilizar más la asamblea, porque parece que no es nada pero creo que es una de las cosas que más se necesitan porque sirve para relacionarnos más.

     Bueno esto me gustaría repetirlo más veces, aunque no tengamos que tocar nada para un concierto sino quedar un día entero y tocar sambas, jugar, ver vídeos chulos y hacer asambleas, es una de las cosas que no me lo esperaba la verdad.

Ya es hora de que acabe je,je.
Hasta luego.
Adiós.
 
 
     Carmen Segura (Enviado el 4-I-2011, la segunda).
 
     Cuando nos dijiste antes de las vacaciones que íbamos a quedar en navidad…pensé ¡uf,  toca madrugar! No dudé ni un minuto en si iba a asistir, sabía que lo haría… Sabía que lo haría porque sé que en la escuela hay algo especial que nos hace acudir siempre que se pueda, porque sabía que íbamos a disfrutar, además de aprender…
 
     Así lo hemos hecho: disfrutar, reír y aprender. He conocido más al resto, me he sentido en todo momento integrada en el grupo, no había diferencias, éramos uno. Un grupo que en el momento que alguien dudaba se le ayudaba, un grupo que aconseja, se escucha y se comprende.

     Han sido seis mañanas junto a un grupo de “músicos locos” que han hecho que cada una de estas sesiones tenga algo especial….así han sido estas sesiones, especiales desde el primer golpe con el pie, hasta la última palmada. Todo esto, sin ti no lo habríamos conseguido…sin tu “¡siente la música!”, sin tu “un, dos, tres cua un” o sin tu “ahora toca asamblea”…Gracias, por “aprovecharte de nosotros”, gracias por transmitirnos tu optimismo y tus ideas, gracias por contar con nosotros, gracias por dedicarnos tu tiempo, y sobre todo gracias porque…. ¡SON DE VILLACAÑAS! Ten claro que sin ti no sería igual, y por eso…

 
Gracias otra vez.
 
Sergio Raboso (Enviado el 4-I-2011, el tercero).
 
Hola Antonio:
     Me parece a-l-u-c-i-n-a-n-t-e que nos reunamos 20 o 23 personas estando en vacaciones. O estamos locos o nos encanta lo que hacemos. Te aseguro que esto es por ti, si hubiese otro profesor seguro que no haríamos lo de ir en vacaciones a la escuela, pero es que claro, “Somos de Villacañas”, y contra eso no se puede hacer nada.
 
     Ahora no se me viene nada a la cabeza, bueno si, pero no sé cómo plasmarlo en los dedos para escribirlo. Deberíamos hacer más cosas de estas; me lo he pasado, guhaaaahuuu, y las obras que estamos montando son tremendas.
Saludos
 
 
Isabel Juárez (Enviado el 4-I-2011, la cuarta).

¡Hola Antonio!

     Si quieres saber qué han sido para mí estos días te lo voy a contar, pero no es nada que no sepas.
     Para mi han sido las mejores navidades de mi vida. Lo primero porque nunca había ido en navidades a la escuela; lo segundo, porque me lo he pasado genial haciendo la danza del sol y la bulería; y lo tercero, porque siempre que en lo que haga haya música, me lo voy a pasar bien. Además, como hemos dicho esta mañana, el ambiente de la escuela no lo hay en ningún sitio. Me siento a gusto en la escuela en compañía de los amigos, y cuando llego todos al entrar por la puerta te reciben con los brazos abiertos.
     No sé expresar muy bien lo que siento pero si a mí me tuvieran que quitar algo, la música sería lo último. A la escuela no vamos a pasar el rato, vamos porque nos gusta y queremos. Toda la semana estoy diciendo:»¿cuánto falta para que llegue el viernes?». Es mi día preferido. Desde pequeña, ya cuando tenía dos años, siempre me metía a las calases de mi hermana con Esperanza. Mi madre ya me tuvo que apuntar porque mi hermana me decía que era una acoplada de tanto ir a sus clases. O cuando llegaban los viernes y me ponía a llorar porque me quería quedar en la escuela a esperar a mi hermana hasta última hora. Pero claro, mi madre decía que no iba a estar desde las cinco y cuarto sin hacer nada hasta las diez que nos fuéramos (según ella, era muy pequeña porque tenía 4 o 5 años).

     En estos días hemos hecho y mejorado cosas que jamás habríamos hecho. Y eso que en cuanto vimos la partitura dijimos que era para morirnos. No sé qué decirte más, me lo he pasado muy bien y espero volver a repetir el año que viene.

 

Un abrazo muy fuerte de:
 
Isabel Juárez.   
 
 
Alberto Rodelgo (Enviado el 4-I-2011, el quinto).
 
     Supongo que tanto mi mensaje como los demás, van a ser positivos, ya que vamos voluntariamente y todos vamos por lo que vamos…»Fiesta y cachondeo» bueno… también trabajo…
 
     La mejor forma para pasar unas vacaciones y por decirlo así… una «vida» es hacer lo que te gusta, por eso estos días son bastantes buenos para mí, porque estoy haciendo música y estoy con gente que sabe escuchar, hablar y trabajar, gente que no encuentras en todos los sitios, a decir verdad, en ninguno… Esa forma de trabajar y actuar, esa forma de relacionarse y esas ganas que ponemos, me hacen pensar y me hacen estar seguro de lo que quiero ser en realidad.
     Han sido unos días completos… ha habido lágrimas, trabajo, risas, juegos, caídas, ganas de trabajar, vídeos, juerga, reflexiones, etc… en definitiva, una «buena película». Además las obras que estamos tocando me gustan bastante, me encanta la percusión corporal y además facilita las cosas si tienes a gente que te ayuda a leerla.
 
En definitiva, estoy muy contento de haber estado en estos ensayos.

Alberto Rodelgo.

 

 
Rebeca Rivera (Enviado el 4-I-2011, la sexta).

     Hola Antonio, para mi estos días han sido muy especiales, simplemente el despertarme y pensar que iba a la escuela de música me hacía estar feliz. Cuando mis padres me decían: «En vacaciones vais a música pudiendo estar en casa durmiendo más tiempo». Pero nosotras les decíamos: «Esa también es nuestra casa».

     Me lo he pasado muy bien estos días, me he sentido feliz, alegre y como decía mi hermana, en familia. También pensar que si tenías alguna duda, te equivocabas en algo, o simplemente no lo sabías, al lado tenías unos compañeros que te ayudaban y un director que te enseñaba. Los ensayos no me han parecido aburridos, al contrario, geniales.

     Creo que si nos hemos propuesto que esto salga, va a salir, porque “somos de Villacañas” jajajaja.

Un saludo: Rebekita.
 
 
María Juárez (Enviado el 4-I-2011, la séptima).
 
     La verdad es que no se cómo empezar a describir estos seis días en la escuela.
     Cuando vi por primera vez la partitura de la Danza del Sol… pensé que era dificilísima, y no me esperaba ni mucho menos este resultado. Pero mañana tras mañana, ha sido alucinante ver cómo la obra cada vez salía más limpia, cómo los ritmos se iban metiendo en mi cabeza y se iban colocando en su sitio, cómo me daba tiempo a escuchar las distintas voces, e incluso a levantar la cabeza de la partitura, mirarte, y sonreír a los compañeros de los lados. Me siento tan bien cada vez que la toco, que no quiero que se acabe, me siento feliz.
     Y sobre la bulería… ha sido en estos días cuando he interiorizado bien el ritmo, y podía gritar «oleee» sin perderme con las palmas, y sabiendo dónde las daba.
     Hoy ha sido el mejor día de todos. Nos enganchaste a venir estos días, y hoy casi que te hemos obligado a quedarte a comer con nosotros, lo que demuestra las ganas que tenemos de estar en la escuela. La Danza del Sol, que ha salido mejor que nunca, y por la tarde me he reído muchísimo jugando. Pero en esta escuela no sólo somos músicos, sino amigos. Son días como estos los que creo que nos unen más, tanto los unos a los otros, como a la escuela. En las asambleas se pueden expresar tus opiniones, sentimientos, problemas y alegrías, y ser escuchado por los demás, aunque reconozco que todavía me cuesta lanzarme a hablar.
     Todas estas vivencias y emociones no las he vivido nunca en ningún otro sitio, es el lugar en el que mejor me encuentro, un mundo diferente al real, mágico, y por eso no me gustaría irme nunca de aquí. Creo que ha merecido la pena todo este trabajo; y tengo que darte las gracias por tu esfuerzo, por el tiempo que nos dedicas pudiendo estar con tu familia, por lo que nos has hecho aprender, por las sonrisas que nos sacas, por los buenos momentos que nos haces pasar; y porque además, no sólo nos enseñas música, que es a lo que en teoría venimos a aprender a esta escuela, sino que nos enseñas a ser mejores personas.
 
 
Fernando Rodelgo (Enviado el 5-I-2011, el octavo).
 
Hola Tonii!!
 
     ¿Como estas? Bueno en primer lugar darte las gracias por todo el trabajo que estás haciendo, por dedicar una gran parte de tu tiempo a nosotros, por hacernos disfrutar con la música, por hacernos ver que estudiar música no tiene nada de aburrido, por tus clases amenísimas, por sacarnos una sonrisa cuando lo necesitamos, bueno por un montón de cosas, valoro un montón el curro que haces.
 
     En segundo lugar decirte que estoy completamente de acuerdo en que las clases de lenguaje musical no deben suprimirse, son esenciales, desde mi punto de vista. Y por último que estos días de navidad en la escuela han sido geniales, especiales,  vamos en mi vida hubiera pensado que me levantaría con ganas en vacaciones para ir a una escuela, jaja.
     Cada vez me gusta más la música y la escuela.
 
     Bueno de momento dejo esto, escribiré más a menudo! jajaja
 
Un abrazoo grande!!
 
…Fernando…
 
Raquel Rivera (Enviado el 5-I-2011, la novena).

 

Muy buenas!

     Bueno aquí tienes mis opiniones y emociones que nos dijiste! (aunque con un día de retraso jeje…). Pues que decir, que me ha encantado pasar estos días de navidad en la escuela!

     Cuando vi el evento me decidí rápidamente, además ya había pasado otras navidades en este fantástico lugar.

     Me gusta mucho como trabajas, y me gusta que nos enseñes tus métodos de enseñanza, creo que son muy interesantes. Yo siempre intento «imitarte» a la hora de enseñar a alguien, por ejemplo cuando le enseñaba a Javi un pasaje de la danza del sol, intento hacer como tú haces, primero elimino los pies, luego meto las palmadas….
pero a parte de eso, me gusta también tu «otro método», el que pocos profesores utilizan, (solo lo he visto en ti), me refiero al método de «enseñanza emocional». Éste me parece muy, muy interesante… es lo que más me gusta de tus clases.

     Cuando iba a clase de lenguaje me animaba mucho tus consejos que metías en las clases de ritmo o entonación, consejos que valen para tu vida y para formar tu persona. Ahora sigues metiéndolos, sigues echando las redes… en las asambleas sobre todo. He comprobado que después de la asamblea, aparte de que te quedas muy a gusto emocionalmente y te puedes descargar de todo, noto que me salen mejor las cosas, me salió mucho mejor la danza del sol!! Jajaja, y te sientes feliz con los de tu alrededor, es como si te limpiase por dentro. Me emocioné mucho al escuchar la historia de Javi,,, y la de Samuel, también sentí lo mismo en la acampada del verano.

     También lo he comprobado en Javi, que pasó de estar triste, serio y a tenernos miedo, a reírse cuando no le salían los pitos en el juego de vice presi! Jajaja… Además me ha ayudado mucho la danza del sol, sobre todo a aprender técnica y comprender un poco mejor a los percus…. jejeje, y como decía Judith, al ser de un instrumento melódico, el ritmo es lo que peor llevo, y como las propinas que haces y todos los proyectos son muy rítmicos (efectivamente) mis clases de ritmo son estas! jaja… la verdad es que han sido días entrañables e inolvidables! sobre todo porque están grabados!!

     Bueno voy a ir despidiéndome, para terminar decir que me ha gustado mucho pasar las navidades con mis 2 familias y que sean así todas!!

Un besazo.

Raquel

 
Helena Domingo (Enviado el 5-I-2011, la décima). 
 
Hola Antonio:
 

     Estos días han sido súper guays, pero también teníamos que esforzarnos, que nos a costado lo suyo, jajaja XD.
 
     Sinceramente te quería decir: que todos los que hemos ido no era por obligación sino porque queremos estar allí compartiendo todas las cosas que hemos pasado juntos. La asamblea es lo que más me gusto, porque te ayuda a limpiarte por dentro y a ser mejor persona. Aunque yo no hable, con tan solo escuchar te das cuenta  de que alguien lo está pasando mal y necesita  ayuda.
 
     Yo pienso que la escuela de música es como una gran familia unida, donde hay respeto y compartimos nuestros pensamientos, donde no importa quién hayas sido, si no quién eres ahora. Soy feliz en la escuela de música y creo que no me iré nunca, jajaaa.

 

By: Helena Domingo
 
 
Pilar Rivera (Enviado el 5-I-2011, la decimoprimera). 
 
 
     ¿Qué hace una persona normal para pasar las vacaciones de Navidad? Estar con la familia, salir con los amigos… ¿Qué hace una persona «normal» para pasar las vacaciones de Navidad? Estar con la «familia» trabajando en una escuela de música. Cualquier joven de mi edad pensaría que me he vuelto loca, pero los jóvenes de mi edad que están contagiados con el «bichito» de la música lo entenderán.
     Desde hace años mis Navidades y las de mis compañeros de la escuela de música son así, llega hasta tal punto nuestro orgullo de pertenecer al centro que ni en vacaciones queremos salir de allí, y es que nadie sabe lo que se cuece allí dentro, solo nosotros, pero no está mal compartirlo de vez en cuando ¿No?.
Y es que, en la escuela no somos muy «normales» por desgracia, (por desgracia a los que no lo comprenden, claro) nos pasamos las Navidades trabajando en el concierto de Manos Unidas.
     El primer día siempre llegas cargado de ilusión pensando «¿Qué nos tendrá preparado Antonio esta vez?» y cuando el «Dire» cuenta su idea las caras se iluminan por arte de magia, esa ilusión se convierte en un foco de luz y ganas de trabajar. Nunca oyes un «no» o «eso es imposible» las respuestas son: «¡Vamos a ello!» o «¿Por qué no?».
     Comenzamos a trabajar… uff, lectura a primera vista… al principio suena a rayos, cada uno por su lado, nos inventamos lo que pone… pero poco a poco se va puliendo, empiezas a oír como lo que al principio parecía inestable se va convirtiendo en lo que se supone que debe sonar, ya no te parece tan difícil, ahora te atreves a lo que sea, a tocar mirando la cara del compañero, guiñándole un ojo, bailando o simplemente mirar al director, cosa que al principio ni pensábamos, desde un «sí hombre, despego los ojos de la partitura y me pierdo» hasta un «mira que cara tiene ese».
     Según el plan del «Dire» los ensayos solo son unos pocos días, pero siempre te quedan dentro ganas de más, se planean otros días y el último de todos acaba siendo un «cachondeo», se ensaya un poco por la mañana y como sale tan bien se cambian algunos papeles, otra vez a leer a primera vista… =) Después del ensayo una asamblea, ahí es donde siempre ponemos en común problemas personales, alegrías, penas… luego después del llanto o de las risas para no abandonar nuestra querida escuela comemos allí, aderezando la comida con unas bromas, más tarde jugamos, vemos vídeos, reímos, grabamos los juegos…
     Unas vacaciones como Dios manda, ¿Para qué salir por ahí pudiendo entrar en la escuela? ¿Dónde estás mejor que con gente que te comprende, que siente lo mismo que tú, con tu segunda familia? Puesto que eso es lo que somos en esta escuela, una gran familia, nos aprovechamos unos de otros, para bien, disfrutamos con lo que nos gusta y pasamos las vacaciones entretenidos.
Seremos raritos, pero señores… «ES QUE SOMOS DE VILLACAÑAS» =)
 
 
Rosa Marín (Enviado el 14-I-2011, la decimosegunda).  
 
Holaaaa…. sé que soy la ultima en escribir pero aquí está… jaja
     Cuando dijiste en clase, antes de las vacaciones, que yo era la única que quedaba… no te entendía pero cuando comprendí que te referías a que era la única que quedaba de los que hicimos la danza del sol se me puso la piel de gallina y es que esa fue mi primera vez que comprendí lo que era la escuela de verdad.
     Todos sabéis que para mí ir en navidad a la escuela a pasar la mañana con vosotros y montar todo lo que hemos montado, ha sido un gran apoyo porque no estaba pasando un momento muy bueno. Estas navidades han sido muy especiales ya que estar con vosotros y con la música, mano a mano, me anima y me evade de la realidad porque no pienso en otra cosa nada más que en lo que estoy haciendo y con quién lo hago. Hago lo que me gusta y con unas personas especiales como lo sois vosotros. La escuela y todas las personas que la componen sois muy especiales.
 
     Nunca cambiéis, si alguien no os entiende porque queráis pasar las navidades en la escuela… ya os entenderán, y comprenderán que no hay un lugar mejor para pasarlas.
 
     Gracias por todo a todos. Os quieroooo!!! Un besazoooo.
 
Ricardo Campos (Enviado el 17-I-2011, la decimotercero).  
 
Navidades 2010-2011.
 
     Difíciles de olvidar. Unos días llenos de risas, emoción, trabajo, cariño, melancolía, paz, música,… Donde gente joven, (lo chungo de la sociedad), nos reunimos voluntariamente para trabajar duro y pasar una navidad diferente. La escusa era la música, pero se vivió mucho más. Salimos fortalecidos tras estos días donde todos nos “aprovechamos” de todos, donde imaginamos lo imposible.
 
     Como cada año por éstas fechas esperábamos ansiosos el trabajo de navidad. Todos sabíamos a qué nos enfrentábamos pero no pensábamos que iba a ser así. En un principio la idea era reunirse para preparar la actuación que anualmente hacemos para colaborar con “Manos Unidas” en un Festival. Pero Antonio nos sugirió algo más. Nos dijo si queríamos dar un concierto en el conservatorio de Alcázar para dar a conocer nuestra escuela. Todos aceptamos encantados, pero nos sorprendimos y emocionamos al querer hacer también una gira por Zaragoza, Barcelona, etc. Elegimos “La Danza del Sol” que es una obra que ya habíamos hecho antes y creíamos que no iba a ser muy difícil. Eso pensábamos hasta que Toni nos ofreció otra “Danza del Sol” que no se había estrenado antes y que era un poco más difícil, pero más interesante. Y dijimos que sí, que el destino quería que hiciésemos “La Danza del Sol” difícil.
     Los ensayos fueron duros, (sobre todo cuando acababas agotado de tanto “izquierdo, derecho”), pero cada mañana me levantaba con muchas ganas de trabajar. Cada día salía mejor, aunque no sé bien cuál era la razón. Creo que sería por el ambiente que había entre nosotros, porque ya somos definitivamente una familia.
     El por qué ha sido tan especial esta navidad no lo sé exactamente. Nos encontrábamos en una nube fuera de este mundo, fuera de esta sociedad. Donde los pequeños gestos era lo que importaba de verdad. Donde una simple mirada, provocaba una sonrisa. Donde todos aprendíamos de todos. Para mí estas navidades me iban a servir para desconectar; y han sido para mucho más. Todo esto ha sido gracias a nuestras reuniones y asambleas; a expresar lo de dentro; a sentir que no estás solo, que hay mucha gente que te quiere y piensa que vales mucho; gracias a imaginar lo que vale de verdad,…
     Debido a todo lo que ha pasado estas navidades ha cambiado mi vida. Aún me queda mucho mundo por construir y sé que no lo voy a hacer solo. Que las semillas que un día sembraron en mí, han dado fruto. Que con ganas, trabajo y esfuerzo nada es imposible. Solo tienes que proponértelo.
     Todo esto es lo que hace que esta Escuela de Música sea diferente a otro centro educativo. El trabajar juntos en un mismo proyecto; el conocer a cada uno de los que formamos esta gran familia; el disfrutar del ver que el otro se siente bien; el compartir lo más íntimo de ti; el saber divertirte con una simple botella de plástico y vacía, con tus manos o con un pequeño juego infantil; el “aprovecharnos” del mundo que nos rodea; el avanzar juntos hacia un mismo camino…
     Esta navidad nos ha enseñado mucho a todos y ahora vemos la vida de forma diferente. Sabiendo, que aunque seas de Villacañas, China o Madrid, puedes proponerte lo que quieras porque siempre hay alguien que confía en ti.

Ricardo Campos Montes
 
Javier Tapia (Enviado el 4-II-2011, el decimocuarto).   
 
     Perdón por el retraso pero soy despistado y se me olvidaba siempre. Me parece increíble que seamos capaces de tocar ese tipo de obras tan difíciles sin estar obligados a ello y encima yendo en vacaciones, eso deber ser, que estamos muy locos o que nos encanta la música. Yo personalmente pienso que las dos cosas. Lo que más me gustó fue el día que comimos allí, los juegos que hicimos, etc. Lo único que no me gustó fue que me hicieran bailar La Macarena!!!!. Me lo he pasado genial con todo el mundo.
Saludos.
 
Moisés Santos (Enviado el 6-II-2011, el decimoquinto).
 
     Hola Antonio te escribía para describirte un poco lo que he sentido este periodo de tiempo, los ensayos y el concierto de manos unidas.
     Veo en este grupo y en la escuela una sociedad, un pequeño mundo entre pasillos. Siento como cada uno complementamos a los otros, cada uno con su granito de arena hacemos posibles sueños que parecen de otro mundo. Me encantan mis vacaciones así, vacaciones en las que aprendo un montón de cosas que solo aprendo a vuestro lado, no hay diferencias entre unos y otros, y hay un ambiente que hecho de menos en el conservatorio y que me gustaría que alguna vez se viese, porque trabajar y estudiar así es un lujo.
     Algo que me gusta también mucho de la escuela es que en ella no sólo se forman músicos, sino también personas, personas que hacen todo lo posible por ayudarte a conseguir lo que te propones, personas que te hacen feliz con su trabajo y que gracias a ellas disfrutas, como el de ayer con la danza del sol.
     También pienso que sin ti y sin tu trabajo tampoco seria posible crear lo que estamos creando. Estas navidades he aprendido métodos de enseñanza que nunca antes había visto y que son realmente útiles, me gusta aprender de ti y trabajar contigo porque de cada cosa, de cada experiencia que paso contigo saco algo positivo y aprendo una cosa nueva del mundo que tenemos en común, la música.
     Gracias por estos momentos en los que me has hecho disfrutar, y gracias por las cosas que compartes con nosotros.
 Un abrazo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.