projimo

Máxima XLIII

«Cuando el desaliento cunde en el ánimo del alma humana, tan sólo la convicción de no dañar al prójimo, nos permite seguir caminando cada día con la seguridad de que vendrán tiempos mejores”.   antonio domingo