Partituras de obras de Gaspar Sanz trascritas para marimba y para vibráfono

     Logo de Antonio DomingoHacía tiempo que tenía conocimiento de la existencia de las obras para guitarra de Gaspar Sanz (1640-1710), compositor y guitarrista del barroco español. Desde el mismo momento en que escuché por primera vez una de sus danzas, pensé en lo bien que sonarían trascritas para instrumentos de láminas: marimba y/o vibráfono. Es un material fresco, musical, palpable, que nos permite tener acceso a los percusionistas, a una época de la música española que desconocemos casi por completo. 

    Hoy presento en «La tienda» la primera trascripción que he realizado de una de sus obras, que sinceramente, espero que sea la enseña de un nutrido grupo de obras nuevas en el repertorio percusionistico español. El título de esta nueva partitura a vuestra disposición es Folias. He creado una versión para «marimba» y otra diferente en su textura para «vibráfono».

     Portada de la obra de Gaspar SanzLa obra está escrita originalmente para guitarra, dentro de un gran tratado sobre la guitarra española que Gaspar Sanz escribe a finales del siglo XVII titulado: “Instrucción de música sobre la guitarra española y método de sus primeros rudimentos hasta tañer con destreza”. 

     El título de la obra, Folías, viene de una danza popular española deorigen portugués que se desarrolló hacia el final de la Edad Media enla Península Ibérica; es un elemento esencial de los repertoriosinstrumentales portugués y español de los siglos XVII y XVIII.

     En concreto «Folías» de Sanz es una danza, que por su estructura armónica y susencillez melódica, se presta perfectamente para poder interpretarlacon instrumentos de láminas. Las versiones que hoy os presento son una para una marimba de cinco octavas y la otra para un vibráfono. Aun siendo la misma obra, la textura, el color y por lo tanto la forma de afrontar el discurso musical en una y otra versión son totalmente diferentes, lo que hace muy enriquecedor poder interpretar las dos partituras. 

     Aunque para nosotros como percusionistas nos pueda parecer que Gaspar Sanz es un compositor un tanto desconocido, no lo ha sido para los grandes maestros españoles del siglo XX. Por ejemplo, a petición del guitarrista Andrés Segovia, Joaquín Rodrigocompuso en 1954 su «Fantasía para un gentilhombre» para guitarra yorquesta sobre temas de la «Instrucción de música sobre la guitarraespañola…» de Gaspar Sanz. Asimismo, hay que mencionar la influencia del músico enManuel de Falla, quien lo citaría en su obra «El retablo de Maese Pedro»,compuesta en 1923.

     Independientemente de su popularidad o no, lo que sí os puedo asegurar es que tocar obras de Gaspar Sanz, al menos a mí, me hace más amable conmigo mismo, me elimina la angustia del día a día y me devuelve la fe en la buena música, aquella que cura los males del corazón y las penurias del alma.

antonio domingo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.